OKR vs KPIs: ¿Cuál es la diferencia?

OKR vs KPIs: ¿Cuál es la diferencia?

 

En un reciente artículo publicado por Felipe Castro se explica de manera simple cuál es la diferencia entre OKR (Objectives and Key Results) y KPI (Key Performance Indicators). Estos últimos (Key Performance Indicators o Indicadores Clave) suelen utilizarse ampliamente en las organizaciones. Aún así, no queda claro cuáles son las diferencias principales entre OKR y KPI. A continuación, los puntos más relevantes sobre este tema:

El desafío es que “KPI” puede significar cosas diferentes para diferentes personas, lo que es confuso.

PRIORIDADES CLARAS:

Lo primero que debes entender es que OKR es un sistema que te obliga a separar lo que realmente importa de todo el resto, estableciendo prioridades claras. Para hacer eso, tienes que aprender a decir “no”.

“Si todo es una prioridad, nada lo es.” 

Este enfoque se aleja de la manera en que la mayoría de las organizaciones gestionan sus resultados. Las empresas a menudo tienen reuniones en que líderes y colaboradores repasan largamente los KPI. Esto puede generar un alto nivel de desgaste mental y una pérdida excesiva de horas de trabajo.

Los ineficientes sistemas actuales hacen que los empleados pierdan de vista lo que es importante. Se están ahogando en un mar de métricas y prioridades contrapuestas.

CONSEJO CLAVE, NO OLVIDES LA K:

La letra K: Se utiliza en OKR y en KPI, y esta letra significa Clave (Key en inglés).

  • El uso de KPI, como señalamos, permite separar los indicadores clave que realmente importan de todo el resto. Sin embargo, muchas personas lo olvidan. Ejemplo de esto, es que existen empresas que cuentan con 30 KPIs produciendo que en la práctica se transformen en meros indicadores.
  • El uso de OKR permite focalizar, limitando el número de resultados clave.

Según Christina Wodtke un equipo pequeño o “escuadrón”, debe tener un solo objetivo en un trimestre determinado, con hasta cinco resultados clave.

EL TRABAJO ES COMO LAS COMPRAS DIARIAS:

Una forma simple y fácil de comprender la diferencia entre los OKR y el trabajo diario es pensar en los objetivos que tenemos en nuestra vida personal:

Deseamos ahorrar dinero para un viaje, pasar más tiempo con la familia o perder peso. Hacer las compras diarias no es uno de los objetivos, pero aun así tienes que hacerlo. Pero, si las idas al supermercado comienzan a tomar mucho tiempo, impidiendo el logro de los objetivos personales, tienes que cambiar la forma en que lo estás haciendo.

Es por esto, que cuando las personas dicen que no pueden lograr sus OKR porque el trabajo diario se interpone, es porque no lo entendieron. Los OKR efectivos obligan a re-evaluar las actividades de baja prioridad o sin valor agregado, reduciéndolas, automatizándolas o subcontratando para que puedan concentrarse en lo que realmente importa.

NO PERMITA QUE EL TRABAJO DIARIO SE INTERPONGA EN LOGRAR LO QUE MÁS IMPORTA.

Los diferentes roles podrán dedicar más tiempo a algunos OKR que otros. Por ejemplo, un equipo de Marketing  puede dedicar el 80% de su tiempo al OKR y el 20% al trabajo diario, mientras que un equipo de Finanzas puede estar en la situación opuesta: 20% de su tiempo está dedicado al OKR y el 80% al trabajo del día a día.

Esto es solo un ejemplo hipotético y no una pauta. Esos números pueden variar mucho dependiendo del contexto.

OKR SE TRATA DE CREAR UN CAMBIO SOSTENIBLE EN EL DESEMPEÑO:

OKR no se trata de rastrear todo lo que haces, pero tampoco se trata de enfocarte en una cosa y dejar todo lo demás.

Pensemos que tienes una métrica crítica que está fluctuando un poco, pero que hay una tendencia clara:

 

Un OKR debería mejorar el rendimiento sobre la tendencia actual:

 

  • OKR se trata de crear un cambio sostenido en el desempeño: Esto significa que jugar con el sistema para producir una mejora temporal no es suficiente.
  • OKR trata de cambiar comportamientos, sistemas, herramientas o procesos para mantener nuevos niveles de desempeño: Se debe hacer eso sin dejar de lado todo lo demás, cumpliendo con OKR y manteniendo el nivel de rendimiento del resto de los aspectos del negocio.

ESTABLECIENDO OKR EFECTIVOS:

Se deben evaluar los diferentes aspectos del negocio e identificar aquellos en los que un cambio en el desempeño tendría el mayor impacto, manteniendo los otros elementos en un estado estable:

 

“EL VIAJE”

Imagina que quieres emprender un viaje en tu auto. Lo primero que debes decidir es dónde quieres ir, de tal manera que utilices una guía de viaje, para definir la ruta que debes tomar. Una vez que hayas decidido a dónde quiere ir, ingresas tu destino en tu GPS, lo que te ayudará a rastrear si estás en el camino correcto.

Finalmente, mientras conduces hacia tu destino elegido, tu automóvil también tiene un panel de control que realiza un seguimiento de muchas otras mediciones y puede indicar, por ejemplo, la cantidad de combustible que tiene tu auto.

Lo que importa, después de todo, es llegar a donde quiere estar. Pero si tu panel de control muestra que te estás quedando sin combustible, entonces tienes que ajustar tu rumbo y encontrar una estación de servicio.

Esta analogía es una excelente manera de entender la diferencia entre la estrategia, los OKR y los KPI de monitoreo:

 

  • Estrategia: Es el proceso de decidir el destino, ayuda a decidir a dónde quieres ir.
  • OKR: Es el GPS, lo ayudará a rastraer si está en el camino correcto y, por supuesto, a corregir si es necesario, al igual que lo hace un GPS.
  • Monitoreo de KPIs: Permite saber, al igual que un tablero de automóvil, si todo lo demás está bien.

 

KPI – MÉTRICAS DE SALUD:

A veces, los KPI de monitoreo se llaman métricas de salud, ya que ayudan a rastrear el estado general de la empresa. Piense en ellos como chequeos médicos: los medirá regularmente y también puede informarlos, pero mientras permanezcan dentro de los umbrales predefinidos, no tiene que actuar.

¿QUÉ PASA CON TUS KPIs EXISTENTES?

  • Un pequeño número de tus KPI existentes son los que más importan, y se convertirán en parte de su OKR (su GPS).
  • Comprenda que sus prioridades pueden cambiar de un trimestre al siguiente, y los OKR representarán eso. Si bien los KPI tienden a ser el mismo trimestre tras trimestre, los OKR se adaptan y pueden cambiar para concentrarse en lo que realmente importa ahora.
  • Finalmente, algunos de sus KPI existentes deberán ser reemplazados o abandonados. Pueden ser irrelevantes o simplemente métricas erróneas, por ejemplo, indicadores que simplemente rastrean las actividades en lugar de los resultados comerciales.

 

EL ÉXITO SE TRATA DE CREAR UN CAMBIO DURADERO:

El éxito se demuestra cuando los comportamientos han cambiado, y ya no es necesario incluir este tema en los OKR. Se necesita de rigor empresarial para asegurar la efectividad. Más importante aún, cuando todos en la organización entienden el por qué de los OKR se comienza a generar un cambio duradero.