Mitos y Verdades de la IA y Automatización en el Trabajo

Mitos y Verdades de la IA y Automatización en el Trabajo

 

En la reciente entrevista realizada al Profesor de Tecnología, Trabajo y Globalización de la London School of Economics (LSE), Leslie Willcocks, se dan a conocer algunas incoherencias y exageraciones relacionadas con la aplicación de Inteligencia Artificial y la Automatización en el trabajo, basado en las investigaciones de su último libro. Leslie comparte su mirada sobre el Futuro del Trabajo.

En el marco de los mitos sobre la IA y la Automatización y lo que está pasando realmente en el mundo del trabajo, Leslie nos deja algunos puntos clave para tomar en cuenta a la hora de analizar los fenómenos emergentes relacionados con los avances de estas tecnologías.

Visiones extremas

Mucho de los medios están dando información engañosa, sugiriendo una eminente “autoarmageddon”. Las investigaciones de LSE demuestran que la situación real es mucho más compleja y cuenta con varios matices.

Generalmente existen dos tendencias para cubrir este tipo de noticias, en primer lugar, los medios tienden a exagerar al decir que estas tecnologías serán introducidas de manera abrumadora y tendrán un alto impacto, usualmente para el beneficio de las personas.

En segundo lugar, la otra historia que se puede vender está relacionada con el miedo y la visión distópica de que todo sucederá de manera muy rápida y que resultara en miseria y pérdidas de trabajos.

Mucho de los estudios que se producen juegan en estas líneas para ser publicados, pero la verdad es que no retratan la realidad de manera adecuada, ya que el escenario que está emergiendo es mucho más complejo, de acuerdo a estudios más detallados y la propia investigación de LSE.

Desarrollos más lentos

El despliegue de estas tecnologías es mucho más lento que lo reportado, particularmente en las áreas altamente técnicas como la automatización cognitiva y la IA, que todavía están reducidas a procesos particulares.

Efectivamente hay mucho poder en estas tecnologías, pero están siendo desarrolladas mucho más lento que lo descrito por los medios.

La IA ha sido retratada en gran parte como el símil de lo que puede hacer la mente humana, pero usualmente estas tecnologías son bastante discretas siendo aplicadas a procesos que potencialmente pueden tener un impacto gigante pero actualmente los costos de implementación superan lo posible para escalarlo a una velocidad acelerada.  

Más y no menos trabajo

El impacto de la pérdida de trabajo ha sido llevado a un extremo y el rol de la AI/Automatización en crear nuevos trabajos ha sido altamente ignorado. En general la tecnología resulta en una mayor creación de nuevos trabajos que los que se pierden, y en mucho casos no son los trabajos completos los que desaparecen, sino parte de ellos. Producto de la automatización se espera una gran reestructuración de los trabajos existentes.

Es más, hay una serie de factores macro que de hecho apoyan la idea de escasez de mano de obra en ciertas áreas e industrias. Esto, debido al envejecimiento de la fuerza laboral, falta de algunas habilidades de medio o alto nivel, el hecho de que no estamos llegando a nuestros objetivos de productividad, lo que podría llevar a necesidad creciente de automatización como complemento a la labor humana. Siempre, sin olvidar el hecho de que los seres humanos tenemos ciertas habilidades que la tecnología no puede replicar.

Ir al artículo original de LSE