Empoderando con Management 3.0

Empoderando con Management 3.0

 

Uno de los principales desafíos del liderazgo contemporáneo es pasar de una gestión basada en la predicción y control a una gestión basada en la colaboración y el empoderamiento de equipos. A continuación revisaremos una herramienta proveniente de Management 3.0 para apoyar a los líderes en su camino a formar equipos autónomos.

¿Por qué equipos autónomos?

 Una de las características comunes que tienen las empresas que han crecido en un ambiente digital es poner a la base del desarrollo de sus productos y servicios a equipos pequeños enfocados en generar valor temprano mediante un constante feedback con el cliente.

Estos nuevo equipos necesitan a Líderes que puedan asegurarles la autonomía necesaria para tomar sus propias decisiones y lo suficientemente criteriosos para asegurar una estructura y alineamiento común.

¿Cómo le delego más responsabilidades a mi equipo?

Management 3.0 es un modelo que desarrolla el liderazgo desde la agilidad y tiene una repuesta simple y efectiva; entender que delegar no es algo binario. Es decir, entre delegar y no delegar hay un espectro muy útil que no se suele tener en cuenta.

Para poner esto en práctica Management 3.0 nos comparten una herramienta llamada “Delegation Poker” (Se las compartimos acá). Este set de 7 cartas separa la delegación en grados, donde 1 es la ausencia de delegación y 7 la delegación completa. Los grados son los siguientes:

  • Decir: Yo voy a decidir lo que hay que hacer
  • Vender: Yo voy a decidir, pero voy a intentar convencerte que mi idea es la mejor.
  • Consultar: Yo voy a decidir, pero voy a consultar la opinión del equipo
  • Acordar: Vamos a decidir juntos
  • Aconsejar: El equipo va a decidir pero yo lo voy a aconsejar.
  • Preguntar: El equipo va a decidir y yo le voy a preguntar que decisión tomó.
  • Delegar: Yo delego toda la decisión al equipo sin necesidad saber cual fue. 

¿Cómo lo aplico?

Existen muchas maneras de utilizar estas cartas, pero recomendamos abordar el ejercicio con equipos de la siguiente manera:

  • Involucrar a todo el equipo para co-construir acuerdos.
  • Pasar un set de cartas a cada miembro (incluyendo al líder)
  • Presentar una tarea o responsabilidad común del equipo.
  • Cada persona pone sobre la mesa la carta que mejor represente el grado de responsabilidad que debiera tener con la tarea o responsabilidad.
  • Las personas con puntaje mayor y menor presentan los argumentos de su decisión al equipo
  • Se abre un espacio para reflexionar, se vuelve a votar y se llega (o se acerca) a un acuerdo.

El principal valor de esta herramienta no es decidir quién va a hacer qué (necesariamente), sino abrir un espacio de conversación entre el líder y su equipo tomando en cuenta el insight colectivo. En algunos casos los acuerdos no van a ser viables y el líder tiene que ponerlo sobre la mesa, pero en la mayoría de los casos, independiente del acuerdo, estas conversaciones fomentan la transparencia y promueven el compromiso.

Para poder liderar equipos autónomos se requiere recorrer un camino que es diferente en cada organización, pero los dejamos con 3 ideas claves para apoyarlos en esta misión:

  • La delegación no es binaria: Hay grados entre decidir y delegar.
  • La delegación es contextual: Cada caso es diferente y requiere un nivel de delegación distinto.
  • La delegación es paso a paso: Cada equipo tiene una velocidad diferente para desarrollar su autonomía, tómalo en cuenta.