El Futuro del Trabajo según Dame Minouche Shafik, Directora de LSE

El Futuro del Trabajo según Dame Minouche Shafik, Directora de LSE

 

En una reciente entrevista, la actual Directora de la London School of Economics (LSE), Dame Minouche Shafik, habla entre otras cosas sobre el Futuro del Trabajo.

“Estamos en un momento de transición -señala. El mundo está cambiando. Este es un gran momento para estar en una universidad porque hay mucha creatividad intelectual, muchos puntos de vista e ideas formándose”. Aquí un resumen y traducción de sus principales puntos de vista.

La importancia de la Educación

Hoy, enseñar datos o memorizarlos es irrelevante. Lo importante es la capacidad de aprender rápido y de manera flexible, analizar, pensar críticamente, absorber nuevos conocimientos a gran velocidad, para desarrollar y entregar un argumento. Es en eso en lo que nos concentramos, y lo que hace que nuestros graduados tengan habilidades muy efectivas, sea cual sea la carrera que elijan.

El tipo de educación que importa es la que da la capacidad de sintetizar información, analizarla y ser crítico acerca de ella. En el pasado, los trabajos eran sobre músculos, ahora son sobre cerebros, y en el futuro serán sobre corazones. Las profesiones creativas y de cuidado por otros, tienen altos niveles de inteligencia emocional. Estas habilidades que no puedan desempeñar los robots seran requeridas en el futuro.

Enseñar a las personas a pensar es lo más importante. Enseñamos a pensar haciéndolos practicar. Sea que estudien leyes o economía, lo importante es la práctica: esta es la evidencia, esta es una estructura teórica. ¿Sirve esta teoría? El rigor de tener que mirar los datos y construir un argumento. Pensar es la habilidad más importante que entregamos, porque eso es lo que dura.

Lo que es común hoy es el deseo por el cambio, las personas están muy frustradas con el status quo. La educación es absolutamente vital. Quienes votan por líderes populistas tienden a no tener estudios superiores, pero están votando por políticas que creen mejorarán sus vidas, porque el sistema actual no está funcionando para ellos.

El mundo y el trabajo están cambiando

Mis mayores preocupaciones son que los valores de la Ilustración, en los cuales las universidades se basan, están bajo amenaza debido al alza del populismo: una suerte de movimiento y sentimiento anti-intelectual y anti-experto.

En la época de la guerra fría, la competencia era entre el capitalismo y el comunismo. El nuevo conflicto es entre la democracia y el autoritarismo. Las democracias necesitan renovarse. Las causas subyacentes de los problemas de hoy no están siendo bien administradas: ¿Los trabajadores están desarrollando las habilidades necesarias para el futuro?,  ¿Las personas podrán encontrar buenos trabajos en la era de la automatización?, ¿El mercado laboral está operando de una manera que asegure que los jóvenes obtienen la educación que necesitan y pueden encontrar un trabajo?, ¿Estamos construyendo la seguridad social necesaria para cuidar de las personas cuando pasen por tiempos difíciles? ¿Cómo cuidamos de los adultos mayores?. En la política actual, estas preguntas se han perdido.

El Futuro del Trabajo

Estamos en la frontera de un gran cambio debido a la automatización y machine learning, y la mayor parte de los trabajos rutinarios y repetitivos serán automatizados. Esto tomará décadas, e incluye no sólo el trabajo físico y mecánico como el que ocurre en una línea de producción, sino también cosas como diagnosticar la vista de las personas con un examen oftalmológico, o los vehículos autoconducidos, o el trabajo financiero-contable.

En la historia, todas las revoluciones tecnológicas resultan en un miedo colectivo de que los trabajos desaparacerán. Yo me preocupo y trabajo, pero no tengo miedo. Por cierto que habrán disrupciones. Si no hacemos nada, habrá más desempleo. Necesitamos ser un poco más creativos en el funcionamiento del mercado laboral. Si ajustamos las instituciones que regulan los empleos podemos encontrar formas de ayudar a las personas a tener en el futuro un trabajo significativo, pero trabajar menos horas; eso sería una gran solución para muchas personas.

Necesitamos invertir para asegurarnos que tanto los jóvenes, como quienes ya están trabajando, tengan acceso al tipo de entrenamientos que necesitan para adaptarse al nuevo mercado laboral. En eso deberíamos estar pensando. Por ejemplo, Dinamarca invierte el 1,7% de su PIB -un número muy grande- en lo que llaman “políticas activas de empleo” para ayudar a los trabajadores a entrenarse y obtener nuevos empleos. Como resultado, el desempleo en Dinamarca es muy bajo: las personas se mueven rápidamente, el mercado laboral es muy flexible. Es fácil para las empresas reducir empleados, pero éstos obtienen generosos beneficios al estar desempleados y son entrenados para nuevos trabajos. Ellos lo llaman “seguridad flexible”: es flexible, pero los empleados están seguros. Este modelo puede funcionar en la era de la automatización.