Liderazgo & Transformación

5 Principios para hacer que colaboradores y empresas vuelvan a confiar

El debate sobre el futuro del trabajo se ha centrado en gran medida en los cambios: La disminución de los empleos bien remunerados y cómo los trabajos se verán afectados por la inteligencia artificial y la automatización. El reciente reporte del World Economic Forum menciona que hay una conversación más grande que vale la pena tener, se trata de la relación cambiante entre el empleador-empleado.

Una relación que es drásticamente diferente a la de hace 30 años y que debe evolucionar para adaptarse mejor a las cambiantes demandas de la fuerza laboral actual.

Desde la década de 1950 hasta la década de 1980, la relación entre empleadores y empleados garantizó a los trabajadores seguridad laboral y estabilidad financiera con generosos beneficios. Era un boleto a la clase media. A cambio, los trabajadores prometieron su lealtad a una sola compañía, a menudo pasando toda su carrera allí. Los empleados tuvieron la oportunidad de ascender, ganando una mayor paga y asegurando el futuro de sus familias y sus propias jubilaciones.

Pero esta relación se ha vuelto obsoleta para el tipo de economía y la fuerza laboral que tenemos hoy en día: la tecnología ha creado una nueva clase de trabajadores, uno que trabaja cada vez más “a pedido” y, a menudo, en sus propios términos. Actualmente es mucho más simple para las personas cambiar de trabajo con las herramientas de reclutamiento en línea, y también para los empleadores usar estas mismas herramientas para reclutar reemplazos y encontrar nuevos talentos.

Si bien esta flexibilidad en el lugar de trabajo puede haber brindado grandes beneficios para ambas partes, también ha interrumpido el equilibrio entre la vida laboral y familiar para muchos.

Los empleadores y los empleados no se necesitan mutuamente de la misma forma en que solíamos hacerlo, lo que ha inspirado una actitud fluida y optativa hacia el trabajo para muchos y una menor inversión del empleador en la experiencia y los beneficios de los empleados.

Una encuesta de Gallup realizada a trabajadores estadounidenses en 2017 encontró que los empleados se mostraban indiferentes ante sus trabajos, y solo un tercio de las personas encuestadas dijeron que se sentían comprometidos en el trabajo.

Si bien la relación entre empleadores y empleados ha cambiado, las cosas que fundamentalmente necesitamos unos de otros se han mantenido igual. Cada parte desea estabilidad y seguridad

  • Los empleadores aún desean la estabilidad y seguridad de una fuerza laboral consistente y productiva con el conjunto adecuado de habilidades.
  • Los empleados quieren estabilidad, seguridad de salarios dignos y sostenibles, ademas de un excelente lugar para trabajar donde se sientan cómodos para ser auténticos y aspiren a hacer y ser más.

Aunque nuestras necesidades no han cambiado, las maneras en que las satisfacemos sí lo han hecho. Tenemos la oportunidad de regresar a un lugar mutuamente beneficioso y menos caótico para los empleadores y empleados forjando un nuevo entendimiento entre ellos. A continuación 5 principios para que la relación empleado-empleador fortalezca la confianza.

5 Principios:

1. Un trabajo significativo, orientado a un propósito: Logra generar que los trabajos de los empleados se vinculen con problemas sociales más amplios y les recuerda que su actividad diaria contribuye a un progreso importante en el mundo.

2. Las oportunidades de crecimiento multidimensional: Los empleados deben tener oportunidades para “tener diferentes carreras” dentro de la misma organización. No solo son lineales y permiten a las personas explorar diferentes conjuntos de habilidades y puntos de pasión dentro de la misma compañía.

3. Beneficios que satisfacen con precisión las demandas de las personas hoy en día: Aumento de los costos de cuidado para niños y ancianos, problemas crónicos de salud, desafíos para el bienestar mental y emocional, el gasto aplastante de los préstamos estudiantiles, etc. Estos beneficios también deben ser modulares para permitir que los empleados puedan elegir lo que es más importante para ellos.

4. Liderazgo inspirado, ejemplo vivo de empatía para los trabajadores: Los líderes corporativos deben fomentar una cultura de mentoría y patrocinio. Generando un entorno en el que cada empleado se sienta “cuidado” independientemente de sus antecedentes. Esto también incluye vivir los valores de la empresa, siendo líderes visibles, accesibles y no solo cabezas de figuras.

5. Un entorno que abarque la diversidad y la inclusión: Generar un lugar seguro para que las personas sean su auténtico yo en el trabajo. La integración entre la vida laboral y la personal es tan común ahora que no podemos comportarnos de la forma en que solíamos hacerlo. Todos necesitamos poder hablar sobre nuestras vidas ,experiencias y encontrarnos con empatía.

Como líderes empresariales, quizás deberíamos dar el primer paso para reconstruir esta asociación vital, permitiéndonos inspirar nuevamente la lealtad y la confianza mutua.Una nueva relación empleador-empleado puede crear prosperidad compartida y, con suerte, construir un trabajo mejor y más significativo.

Si nos tomamos en serio la creación de empleos satisfactorios y el trabajo significativo para una economía del siglo XXI, debemos comenzar por redefinir y modernizar la relación empleador-empleado.

Los CEO tienen la responsabilidad de co-crear una nueva relación con Trabajadores: Que no solo creará un mejor valor para el negocio, sino que tratará a los empleados con dignidad y ayudará a enfrentar las demandas del equilibrio entre la vida laboral y personal.